WeCreativez WhatsApp Support
¡Resolvemos tus dudas!, nuestro equipo de atención al paciente responderá tus preguntas.
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
"Tu sonrisa habla de nosotros"

Recuerda que no cerramos en agosto, ¡FELIZ VERANO!

Excepto los dias 1, 5 y 15

Cuidados para la disfunción craneo-mandibular

Cuidados para la disfunción cráneo-mandibular

La articulación cráneo-mandibular, la que une los huesos del cráneo con los de la mandíbula, es una de las pocas articulaciones móviles de la cabeza. Y también es una de las más complejas del cuerpo por la variedad de movimientos que puede realizar. Por eso, cuando se produce un trastorno de esta articulación, los problemas que pueden aparecer son muy variados. Estos pueden ir desde el dolor al morder o masticar hasta el bruxismo, cambios en la posición de los dientes o incluso dolor de cabeza, hombros y oídos.

Si llevamos a cabo unos cuidados para la disfunción cráneo-mandibular lograremos en muchos casos menguar la disfunción, evitaremos que esta se acreciente y aliviaremos los síntomas. Por este motivo, comentamos algunos hábitos y medidas que puedes tomar al respecto. En cualquier caso, acudir al dentista siempre es lo más adecuado; él valorará tu situación ofreciéndote los mejores consejos y te indicará si existe la necesidad de algún tipo de tratamiento.

¿Cuáles son los cuidados para la disfunción cráneo-mandibular?

Es importante ser conscientes de todos los problemas que puede ocasionar un trastorno en la articulación temporo-mandibular. De esa manera podrás asumir unos hábitos que te ayudarán a no forzarla y a que los tejidos se puedan regenerar. Son hábitos sencillos, pero muy eficaces:

  • Llevar una dieta blanda: lo mejor es no forzar la mandíbula masticando o mordiendo alimentos duros. También hay que evitar caramelos o chicles, que obligan a mover durante mucho tiempo la mandíbula.
  • Evitar abrir la boca en exceso: hay que controlar el movimiento tanto a la hora de morder como, por ejemplo, cuando se bosteza.
  • Intentar relajar la musculatura de la cara: contraer mucho los músculos en esos gestos de enfado o preocupación también altera a la articulación.
  • Mantener una buena postura: caminar erguido o sentarse correctamente es importante porque una postura inadecuada obliga a la cabeza a forzar la posición, de modo que la articulación también se ve comprometida. Y además, hay que tener una buena postura al dormir.
  • Evitar pequeños “vicios”: morderse las uñas, tener siempre un bolígrafo en la boca para mordisquear o colocar continuamente la lengua entre los dientes o los labios también tienen consecuencias negativas para la articulación.

Otros cuidados para aliviar la disfunción cráneo-mandibular

Esos hábitos que hemos mencionado se pueden acompañar de otras medidas que también ayudan a reducir las molestias que provoca la disfunción cráneo-mandibular:

  • Evitar el estrés: un estado de ansiedad altera el funcionamiento de la mandíbula, ya que es más habitual forzarla mediante gestos y movimientos que, generalmente, se realizan de manera involuntaria. Un buen descanso y evitar bebidas estimulantes puede ayudar a evitar estados nerviosos.
  • Calor: aplicar calor de forma local relaja la musculatura de la mandíbula. También ayuda un baño o ducha de agua caliente para favorecer la relajación de todo el cuerpo.
  • Fisioterapia: otro de los cuidados para la disfunción cráneo-mandibular puede ser un masaje facial practicado por un fisioterapeuta. Será perfecto para relajar la musculatura del rostro.

¿Y qué puede hacer mi dentista para aliviar la disfunción cráneo-mandibular?

Los problemas mandibulares a veces solo se pueden resolver mediante tratamientos concretos. En los casos más sencillos el uso de férulas de descarga ayuda de manera notable, por ejemplo, cuando el paciente padece de bruxismo.

Sin embargo, en ocasiones la patología deriva de problemas como maloclusiones o una alineación incorrecta de los dientes que obliga a forzar la mandíbula y su musculatura. En esos casos, lo habitual es emplear tratamientos de ortodoncia. Solo en casos más graves resulta imprescindible acudir a la cirugía.

En cualquier caso, lo más importante es detectar a tiempo cualquier disfunción para evitar que el problema se agrave y pueda causarte molestias que, a veces, van mucho más allá de un problema al masticar. Muchas personas padecen disfunción cráneo-mandibular sin ser conscientes de ello. Por eso, es importante someterse a revisiones periódicas. Tu dentista de confianza podrá diagnosticar con rapidez si sufres esta patología, además de aconsejarte buenos cuidados para la disfunción cráneo-mandibular o tratamientos para su corrección o control.

Si te preocupa tu salud bucodental o si empiezas a notar alguna molestia, no dejes pasar el tiempo. Consigue una cita en nuestra clínica dental en Xàtiva. En Clínica Dental Carralero trabajamos para que ningún problema relacionado con tus dientes te haga perder la sonrisa.