"Tu sonrisa habla de nosotros"

Enfermedad periodontal o “piorrea”

Las encías, el hueso alveolar o el ligamento que rodea al diente tienen una función de sostenerlo en el lugar que ocupa en la arcada.

Cuando el acúmulo de sarro empieza a causar problemas, éstos se traducen en un sangrado de las encías por inflamación de las mismas (gingivitis). Éste es el primer signo de alarma y que debe hacernos acudir a nuestro Dentista para evitar daños que ya serán irreversibles si afectan al resto de tejidos que rodean al diente. Cuando esto ocurre y ya hay una pérdida de hueso, la enfermedad se conoce como periodontitis o, coloquialmente, como piorrea y se verá agravada si el paciente es fumador. El tratamiento será, en primer lugar, preventivo mediante limpiezas de boca una o dos veces al año en función del paciente o, si ya hay piorrea, mediante curetajes que consistirán en la eliminación indolora del sarro que se encuentre por debajo de las encías, en contacto con el hueso y provocando la inflamación y pérdida de éste último.


También puede estar indicada, si la pérdida de hueso es importante, la realización de cirugías periodontales con la finalidad tanto de eliminar el sarro como de disminuir la profundidad de la bolsa de encía formada por la pérdida de hueso y donde se acumula el sarro subgingival (por debajo de la encía).

Otro tratamiento a realizar será la ferulización de los dientes y que consiste en unirlos mediante un fino alambre para que todos ellos a la vez puedan hacer frente a las fuerzas de la masticación aún encontrándose individualmente ya rodeados de escaso hueso.

Todos estos tratamientos irán encaminados a alargar la vida útil de nuestros dientes, que siempre nos aportarán mayor calidad de vida que cualquier prótesis por sofisticada que ésta pueda llegar a ser.

Un efecto ya alarmante para los pacientes y que motiva que acudan a consulta es la separación que se produce entre los dientes por el abanicamiento de éstos y que tiene como causa la menor sujeción a la arcada provocada por la pérdida de hueso secundaria a la piorrea. El tratamiento a realizar, tras la desinflamación de las encías, para cerrar estos espacios consistirá en el realineamiento mediante aparatos de ortodoncia, siempre que quede suficiente hueso y que el paciente siga las pautas de higiene para el control de la placa y el sarro.

Tras el tratamiento periodontal te incluiremos dentro de nuestro programa de “MANTENIMIENTO PERIODONTAL” y te avisaremos a los controles pertinentes, al menos cada 6 meses.