fbpx

Cuida la salud dental de los más pequeños para verlos crecer con una sonrisa

odontopediatria

Una de las cosas más bonitas que podemos ver es la sonrisa de un niño. Pero, cuando son pequeños, ellos no saben cómo cuidarla. Y tampoco son conscientes de que la salud de su boca puede repercutir en su vida adulta de manera definitiva.

Corresponde a los padres enseñarles buenos hábitos de higiene dental y, sobre todo, enseñarles que el dentista es su amigo porque cuida de sus dientes. Las visitas al odontopediatra son la clave para que el desarrollo de la boca de los más pequeños sea el adecuado y prevenir así cualquier patología que la ponga en riesgo o pueda hacerlo cuando crezcan.

Por qué es importante cuidar la salud bucodental desde niños

Los problemas orales de los más pequeños pueden llegar a ser muy diferentes a los de los adultos. De ellos se ocupa la odontopediatría. Esta es una especialidad cuyo primer objetivo es prevenir y detectar patologías o afecciones que afecten al desarrollo de su dentadura, especialmente caries y anomalías en el crecimiento y posición de los dientes. Pero también trata y previene traumatismos o incluso apnea del sueño.

salud-bucodental

La prevención y la detección precoz permiten iniciar tratamientos para que los niños lleguen a la edad adulta con una boca sana y unos dientes perfectamente alineados. Se evitan así infinidad de problemas que también es posible abordar de mayores, pero con tratamientos más largos y a veces incómodos.

Por ello, la recomendación es que los más pequeños visiten al dentista por primera vez a los dos o tres años, cuando los dientes de leche ya han erupcionado. Problemas de apiñamiento o mordida, un crecimiento mandibular inadecuado, paladares estrechos o malos hábitos como chuparse el dedo que afectan al desarrollo de la boca se pueden evitar y corregir con una atención temprana.

¿Qué es la odontopediatría psicoemocional?

Los niños son especialmente sensibles y hay circunstancias, como la visita a la clínica dental, que pueden generar en ellos un cierto temor. La odontopediatría psicoemocional busca crear un entorno amable en todos los sentidos para que los más pequeños se sientan cómodos y seguros en sus visitas al dentista.

Para conseguirlo, se necesitan dos pilares básicos, además del apoyo de los padres:

Comunicación

A los niños les cuesta entender que algo tan impresionante para ellos como es la consulta del dentista sea algo bueno y positivo para su salud. Por eso, uno de los principios básicos de la odontopediatría psicoemocional es que el profesional sea capaz de ponerse en su lugar, de transmitirles la tranquilidad que necesitan y de ayudarles a enfrentar sus miedos de una forma que puedan entender.

Entorno

Crear un espacio agradable y divertido, adaptado a la mentalidad infantil, ayuda a los niños a relajarse y mostrarse mucho más cooperadores cuando entran en la consulta. Un ambiente amable les ayuda a ganar seguridad y confianza.

ortodoncia-niños

¿Cómo funciona el Sistema DiverD Carralero?

El objetivo del Sistema DiverD Carralero es que los niños vivan el cuidado de sus dientes como una aventura muy divertida y que aprendan buenos hábitos de higiene dental a través del juego. Y todo de la mano de una mascota, Dentino, que se convertirá en un amigo inseparable.

Por un lado, en la clínica contamos con un espacio diseñado especialmente para ellos. La sala de espera es un lugar mágico lleno de secretos por desvelar. Y también la consulta está llena de colorido y de personajes entrañables para que los pequeños se relajen.

Pero el Sistema DiverD Carralero, además, sale de la consulta. Al hacerse miembros del Club Secreto, los niños pueden seguir aprendiendo a cuidar sus dientes a través de entretenidos juegos online, de manualidades o de vídeos protagonizados por sus personajes favoritos.

De esta forma, para los más pequeños la visita al dentista y el cuidado de sus dientes se convierte en algo tan divertido que no les cuesta nada hacerlo.

Untitled-11

Preguntas frecuentes de Odontopediatría

¿Cuándo sale el primer diente de leche del bebé?

El primer diente de leche comienza su erupción sobre el sexto mes de vida del niño. Normalmente, es el incisivo central inferior. Los síntomas que comienzan a aparecer, algo antes de la salida de estos dientes, son el aumento del babeo y en ocasiones un conjunto de situaciones que producen irritabilidad y cambio de ánimo en el bebé. Los pediatras no tienen ninguna evidencia científica de este problema, pero la realidad es que, en muchas ocasiones, llegan a referirse desde irritaciones en la zona del pañal hasta incluso aumento de la temperatura corporal en el bebé.

¿Cómo se pueden combatir las molestias en el niño?

Existen multitud de sistemas. En las farmacias y centros especializados se pueden adquirir mordedores que pueden facilitar la erupción de los primeros dientes. Algunos contienen agua que, una vez fría o incluso congelada, ayudan a disminuir la inflamación de la zona. En general, cualquier objeto que ayude a calmar al niño será válido, siempre que no implique un riesgo por su composición o por la posibilidad de ruptura y, con ello, la aspiración o deglución de los elementos que lo conformen.  Mención aparte merecen las cremas o soluciones para aplicar sobre las zonas de las encías de los niños. Hay que asegurarse de que estos productos no contengan sacarosa u otros azúcares que pueden influir aumentando el crecimiento bacteriano de los gérmenes de la cavidad oral. 

¿Cuándo es normal que terminen de salir los dientes de leche?

Alrededor de los dos años y medio o tres, el niño debe haber terminado la salida de sus 20 dientes de leche, pero cada niño es diferente y el ritmo de erupción de los dientes, también.  Existen parámetros con las edades más comunes de erupción de los dientes, pero las variaciones en ellas no deben constituir un factor de preocupación. El pediatra y odontopediatra realizará el seguimiento adecuado de los valores individualizados de cada niño.

Mi hijo tuvo muchos problemas con la salida de los dientes de leche. ¿Le pasará lo mismo con los permanentes?

No necesariamente. Los dientes permanentes no suelen presentar una sintomatología general cuando comienza su salida o erupción. Hay más problemas relacionados con factores locales, como inflamaciones, falta de espacio, etc. Una buena higiene dental y la consulta con el odontopediatra son obligados cuando comienza la salida de los dientes definitivos.

Me han dicho que a mi hijo le han salido las muelas de los seis años, pero no se le ha caído ninguna muela todavía. ¿Es normal?

Absolutamente normal. La muela de los seis años es la primera muela definitiva que sale, y lo hace en las zonas más posteriores de los maxilares, detrás de la última muela de leche. Por esta razón no es necesario que se caiga ninguna muela previamente. Este hecho hace que, muy a menudo, pase desapercibida la salida de este importante molar, que nos debe acompañar desde los 6 años hasta el final de nuestros días.

A mi hija no se le han caído los dientes de leche y ya tiene los definitivos justo detrás y en muy mala posición: ¿qué debo hacer?

Este es un problema frecuente con el comienzo del cambio de los dientes. Los permanentes se sitúan en el hueso por detrás de los de leche y suelen salir en esta posición. La lengua con su potente musculatura, ayuda a la correcta reposición de los dientes a su lugar en muy poco tiempo.

Conviene consultar con el odontopediatra para que valore la necesidad de proceder a la extracción de los dientes de leche para facilitar la reubicación de los permanentes. El especialista te aconsejará acerca del seguimiento del cambio de los dientes y pondrá los medios necesarios para prevenir alteraciones en la erupción de los demás dientes permanentes.

El orden de salida de los dientes de leche de los bebés depende de cada niño

Cuando sale el primer diente de un bebé es un acontecimiento que jamás se olvida. Normalmente, suele aparecer alrededor de los seis meses y coincidir con los cambios en la alimentación. Pero hay que considerar algunas variaciones. Existen bebés que llegan a nacer con algún diente, mientras que otros tienen que esperar hasta los 12 meses para lucir algún dientecito. 

La primera visita al dentista. Revisión de los dientes

De una forma general, la primera visita debe realizarse alrededor de los 3 años, cuando se encuentra completa la erupción primaria. Los controles se deben hacer cada 6 meses y no esperar que tenga que ser de urgencia. De todas formas, antes de los 3 años conviene examinar los dientes del bebé. Los dientes saludables tienen un color uniforme, si se aprecian manchas o puntos conviene llevarlo al dentista. 

Y, cuando llegue el momento de acudir al dentista, a los tres años de edad o incluso antes cuando se detecte algún problema, los padres deben esforzarse por transmitir a su hijo una sensación de confianza y de seguridad. Es necesario que entre el niño y el dentista haya una buena relación de complicidad y no de miedo ni de temores.

Recomendaciones para que tu hijo/a tenga una boca y dientes sanos

× ¿Hablamos por Whatsapp?