"Tu sonrisa habla de nosotros"

La primera toma de contacto de un paciente con el dentista se suele realizar en la consulta de odontología general. Y muchos de los tratamientos habituales se realizarán en ella. El primer paso es la realización de un diagnóstico primario en el que el equipo de especialistas hace una valoración del estado de la boca de cada paciente. Con esos datos, se valoran los tratamientos que es necesario realizar para solucionar problemas comunes como la acumulación de sarro, piezas dentales en mal estado o caries.

Empastes estéticos

Hoy en día los empastes pueden pasar completamente desapercibidos, gracias al uso de resinas o porcelanas que imitan a la perfección el color del diente. La realización del empaste no tiene gran complicación: se elimina con el instrumental el tejido afectado, se va aplicando la resina por capas, se aplica una luz especial para endurecerla y, finalmente, se pule y moldea para que el empaste no ocasione ninguna molestia.

La estética no es la única ventaja de este tipo de empastes. También ofrecen una gran resistencia, por lo que no es necesario sustituirlos en muchos años. Además, son menos invasivos que los tradicionales de amalgama de plata.

Limpieza de boca “sin dolor”

La limpieza dental es uno de los procedimientos de prevención más importantes. Permite limpiar dientes y encías y eliminar esa placa bacteriana que acaba causando graves problemas en las encías. Las molestias o el dolor que puede provocar una limpieza es una gran preocupación para muchos pacientes, sin embargo, en Clínica Dental Carralero aplicamos las más modernas técnicas para eliminar cualquier posibilidad de sentir molestias o incomodidades en el tratamiento.

Hoy en día se puede realizar una limpieza de boca “sin dolor” gracias al uso de instrumental que utiliza tecnología de ultrasonidos para romper la placa bacteriana. Tras ello, simplemente se realiza un pulido de los dientes con una pasta especial para dejarlos suaves y brillantes. Un proceso rápido e indoloro.

La recomendación es acudir al dentista para una limpieza dental, al menos, una vez al año, aunque en casos concretos se aconseja cada seis meses. Nuestros profesionales estudian cada caso en particular para recomendar lo que cada paciente necesita para mantener su dentadura en perfecto estado.

Extracciones dentales

Extraer una pieza dental es el último recurso, cuando esta presenta un estado que hace inviable su recuperación o reconstrucción mediante otro tratamiento. También puede ser necesario cuando hay una gran movilidad de la pieza por enfermedades de las encías o cuando su posición incorrecta causa grandes problemas.

Las extracciones dentales pueden ser simples, cuando se utilizan fórceps; o pueden referirse a la extracción de raíces, algo más complicadas, ya que se realizan cuando la corona del diente está dañada. A veces, incluso, es necesario extraer piezas que no han erupcionado, como suele ocurrir con las muelas del juicio.

En cualquiera de los casos, se utiliza anestesia local para evitar molestias durante el procedimiento. Tras él, simplemente habrá que seguir unas normas básicas de higiene para evitar infecciones y habrá que cuidar la alimentación hasta que la zona haya cicatrizado.

Además de estos tratamientos, en nuestra consulta de odontología general realizamos otros como pueden ser endodoncias, sellado de fisuras, reconstrucciones dentales o colocación de férulas para evitar problemas como el bruxismo.