"Tu sonrisa habla de nosotros"


Salud DentalLa Odontología deportiva, no trata sólo de los protectores bucales que se deben usar en ciertos deportes, como el boxeo, sino de cómo nuestra salud bucal puede afectar a nuestro rendimiento deportivo.

En la vida de un deportista, el mantenimiento de un estado de salud óptimo es fundamental para garantizar el máximo rendimiento. La más leve alteración en el organismo es susceptible de afectar a su capacidad de esfuerzo y, por tanto, a sus resultados, por lo que no es extraño que la realización de revisiones médicas periódicas sea una tónica habitual, sobre todo entre quienes se dedican al deporte de forma profesional.

Dentro de estos chequeos, la revisión del estado de salud bucodental es un aspecto fundamental que no debería ser obviado, ya no sólo porque una patología bucodental puede dificultar o incluso impedir la práctica del deporte con normalidad (pensemos simplemente en el efecto que genera en nuestra capacidad física y estado de ánimo un “dolor de muelas”) sino porque, como se verá a continuación, muchas patologías orales son susceptibles de repercutir en otras partes del cuerpo humano.

Así, por ejemplo, en ocasiones, infecciones originadas en la boca como consecuencia de caries o gingivitis no tratadas, llegan hasta los músculos y las articulaciones, volviéndolos más vulnerables a la fatiga muscular, lesiones tendinosas, desgarros o dolores articulares.

Lesión DeportivaOtro problema con una incidencia directa en el rendimiento deportivo es la maloclusión, pues la incorrecta relación entre los maxilares o el apiñamiento dental pueden generar dolor en la articulación temporomandibular (ATM), en la espalda y en el cuello.

También puede afectar el bruxismo, término con el que se denomina al reflejo de apretar los dientes ya sea durante la realización de un esfuerzo excesivo, muy frecuente en deportistas de élite, o por la noche para relajar la tensión acumulada, suele derivar en dolores musculares y de cabeza.

Por su parte, la ausencia de una o varias piezas dentales interfiere en una correcta masticación y provoca digestiones más lentas con el consiguiente mayor gasto de energía y peor nutrición.

Como puede apreciarse, en muchas ocasiones la fatiga o el dolor muscular, las lesiones o los problemas de rendimiento tienen su origen en problemas bucodentales, por lo que si se padece alguna lesión muscular que no desaparece aunque se vaya al fisioterapeuta o se aprecian síntomas de cansancio sin causa aparente, es recomendable acudir a la clínica dental para realizar una revisión.

Muy probablemente podremos detectar el origen y actuar para solucionarlo, ayudando a mejorar el rendimiento, evitar lesiones futuras y, en definitiva, mejorar el estado de salud general.

Recomendaciones en el Deporte

A continuación le presentamos 10 recomendaciones para que su salud bucodental no afecte a su rendimiento deportivo:

  1. Asista a la consulta dental ante la más mínima molestia y como mínimo una vez al año.
  2. Realícese una limpieza bucodental de forma periódica.
  3. Reponga cuanto antes las piezas dentales ausentes.
  4. Trate las caries desde sus estados más incipientes.
  5. Corrija mediante ortodoncia los problemas de maloclusión.
  6. En deportes de contacto, proteja sus dientes durante su práctica con una férula dental realizada a medida.
  7. Mantenga una buena higiene bucal, cepillándose los dientes tras cada comida y utilice el hilo dental, cepillos interproximales, limpiador lingual y/o colutorios.
  8. Tras tomar bebidas energéticas, espere unos minutos antes de cepillar los dientes o, en su defecto, realice un enjuague con un colutorio.
  9. Evite masticar chicles, ya que pueden sobrecargar la articulación temporomandibular.
  10. Beba mucha agua para asegurarse una correcta hidratación, evitar la sequedad bucal y ayudar al correcto equilibrio del pH de la boca.