"Tu sonrisa habla de nosotros"

endodoncia rotatoria

¿Qué es la Endodoncia Rotatoria?

Habitualmente, se asocia endodoncia con una técnica dental, pero en realidad se trata de una disciplina que estudia las enfermedades que afectan a la pulpa de los dientes y aplica los tratamientos necesarios para solucionar el problema.

La endodoncia consiste en la extracción de la pulpa dental infectada. Una infección que puede tener varios orígenes: una caries no tratada, un traumatismo que ha afectado al diente o una periodontitis. Entonces con este tratamiento se consigue salvar la pieza dental, es decir, evitar su extracción. Para su realización, en nuestra clínica utilizamos el sistema rotatorio. Gracias a un instrumental específico, la endodoncia rotatoria se realiza en menor tiempo y asegura una mejor limpieza y obturación de los conductos.

 

 

Fases de la endodoncia rotatoria

Una endodoncia es un proceso complejo que requiere de varias fases:

  • Diagnóstico: el primer paso es realizar un estudio para determinar el alcance de la infección y la inflamación. Una radiografía ayudará a valorar estos aspectos, así como el tamaño de los nervios y la forma del diente, que permitirán realizar el trabajo con mayor precisión.
  • Limpieza de los conductos radiculares: es una fase decisiva en cualquier endodoncia rotatoria porque es el procedimiento por el que se extrae la pulpa dental a través de la apertura de un orificio en la corona del diente. Tras ello, se limpia y desinfecta toda la zona.
  • Obturación: se trata de rellenar y sellar perfectamente todo el espacio vaciado con un material específico para ello.
  • Reconstrucción: aunque en algunos casos puede ser suficiente con un empaste, por lo general se necesita reconstruir la pieza tratada y colocar una funda que la proteja y asegure su funcionalidad.

La realización de la endodoncia, normalmente, se realiza en una sesión y con anestesia local, aunque siempre serán necesarias revisiones posteriores para asegurar la buena evolución del paciente. Por otra parte, en algunos casos puede ser necesario recetar antibióticos como paso previo a la realización de la endodoncia rotatoria.

 

¿La endodoncia es un tratamiento definitivo?

Por lo general el diente sometido a una endodoncia puede mantenerse en buen estado indefinidamente, siempre cuando el paciente cuide su higiene dental y se someta a revisiones periódicas.

Solo ocasionalmente el tratamiento puede verse dificultado por cuestiones como raíces muy curvadas o estrechas que dificulten la limpieza y que provoquen que reaparezca la infección. En esos casos, es necesario valorar si se repite la endodoncia, se realiza un procedimiento quirúrgico o se extrae la pieza.

En cualquier caso, la técnica de la endodoncia radicular permite llegar mejor a todos los huecos y facilita la obturación, de modo que los resultados son muy satisfactorios y, sobre todo, definitivos.