WeCreativez WhatsApp Support
¡Resolvemos tus dudas!, nuestro equipo de atención al paciente responderá tus preguntas.
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
"Tu sonrisa habla de nosotros"

Recuerda que no cerramos en agosto, ¡FELIZ VERANO!

Excepto los dias 1, 5 y 15

alveolitis dental

¿Qué es la alveolitis dental?

La alveolitis dental es una complicación que puede aparecer después de una extracción. Ocurre, sobre todo, en el caso de las muelas del juicio. No es un problema grave, pero se calcula que afecta a una cifra que se sitúa alrededor del 3-4% de los pacientes que se someten a una extracción dental.

¿Por qué aparece la alveolitis dental?

El proceso normal tras una extracción es que, en el hueco que ha dejado la pieza (el alveolo), se forme un coágulo que, de algún modo, sirve de protección frente al ataque de bacterias que pueden provocar una infección.

Cuando ese coágulo no se forma o cuando se rompe de forma prematura, el alveolo queda expuesto a infecciones. Se habla así de dos tipos de alveolitis:

  • Seca: el alveolo está vacío.
  • Húmeda: el alveolo está cubierto con tejido.

En cualquiera de los casos, hay altas probabilidades de sufrir el ataque de agentes patógenos. Si eso ocurre, aparecerá el dolor y la inflamación de los tejidos.

¿Cuáles son los síntomas y los factores de riesgo?

El síntoma más evidente es el dolor, que comienza dos o tres días después de la extracción como una molestia. Sin embargo, desemboca después en un dolor intenso, acompañado normalmente de mal aliento y un sabor desagradable en la boca. Se trata de un dolor que los analgésicos más comunes no controlan completamente y que se puede extender al oído, el cuello o los ojos.

La alveolitis no siempre se produce del mismo modo, pero sí que hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de sufrirla:

  • Una mala higiene dental antes y después de la extracción. Lo más adecuado es seguir el consejo del dentista, ya que tras la extracción es necesario limpiar la zona, pero con precaución.
  • Necesidad de extraer la pieza con cirugía. En ese caso, es necesario afectar a más tejido que con una extracción común, de ahí que aumenten las posibilidades de sufrir alveolitis dental.
  • Infecciones en piezas dentales próximas a la extraída.
  • Tabaquismo. No hay que olvidar que el tabaco impide una buena cicatrización. Además, el humo ensucia la herida y dificulta que se forme ese coágulo protector.
  • Anticonceptivos orales. Estos medicamentos contienen estrógenos, que dificultan que se forme el coágulo.
  • Edad. Los pacientes con más edad tienen más posibilidades de padecer alveolitis dental.

¿Cómo se trata la alveolitis dental?

Lo más importante es acudir inmediatamente al dentista. Una vez diagnosticada la alveolitis, el especialista limpiará la zona en profundidad. Además, es habitual prescribir antibióticos para combatir la infección, analgésicos para el dolor y antiinflamatorios para rebajar la inflamación.

Por supuesto, es fundamental mantener el área afectada muy limpia, por lo que los profesionales suelen recomendar irrigarla bien todos los días con suero. Con estos cuidados básicos, en unos diez días la alveolitis habrá desaparecido sin dejar secuelas.

En cualquier caso, a la hora de someterte a una extracción, es esencial que confíes solo en profesionales experimentados. Un procedimiento que no se ha realizado correctamente puede favorecer la aparición de la alveolitis dental.

En Clínica Dental Carralero ponemos a tu disposición los mejores equipos y especialistas con una amplia experiencia. Si tienes cualquier duda, en nuestra clínica dental en Xàtiva estaremos encantados de atenderte.